15/05/2019 - 11:11hs.
El escándalo De Jesús
Vecinos denunciaron ser víctimas de usurpación de identidad por parte de la Comuna. Cobraron cheques en su nombre, pero ellos nunca prestaron servicios al Estado. Sospechas de malversación en un distrito más que polémico
Imprimir | + - Tamaño
A mediados de 2018, mientras estaba en Córdoba, Damián Villarreal recibió un llamado. Era su exmujer, quien le reclamaba que ANSES había cortado la Asignación Universal a uno de los hijos que tienen en común. Según le habían explicado desde el organismo previsional, Villarreal era empleado de la Municipalidad de La Costa desde noviembre de 2017 y, por eso, su situación no encuadraba como beneficiario del plan social. El reclamo de su expareja lo desconcertó: él nunca había trabajado para el Municipio. Es más, no tenía trabajo desde hacía tiempo, por eso se había mudado. 

Creyendo que se trataba de un error administrativo, el hombre volvió al partido de La Costa y se acercó a las oficinas de ANSES. Allí, no sólo ratificaron lo que le habían dicho a su exmujer, sino que le entregaron una copia de los aportes que recibió durante ese año. Estaba más que claro: era empleado público, contratado por la Municipalidad de La Costa, aunque sin Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART).

Esta modalidad de contratación, que ya no existe, fue denominada “destajista”. Abarca a aquellos empleados que se encargan del barrido y limpieza del espacio público, prestación por la que reciben entre 5 y 7 mil pesos. “Nunca fui empleado de esta Municipalidad, ni de ningún órgano estatal; nunca desempeñé actividades de ningún tipo en esa institución ni presté servicio alguno a la misma”, declaró Villarreal ante la Justicia. “Alguien está utilizando mi nombre y firma para cobrar un dinero que, me han dicho, se percibe mediante cheque”, señaló. 

Pero ¿cómo podía ser que su nombre figurara en los listados oficiales del Gobierno y que él nunca haya trabajado para la Municipalidad? Según pudo reconstruir la concejala de “A Toda Costa”, Evangelina Cordone, se trata de una maniobra escandalosa por la que la gestión a cargo de Juan Pablo de Jesús usurparía la identidad de vecinos del partido, los haría pasar como empleados y “alguien” cobraría en su lugar. 

Con la información de ANSES, Villarreal y Cordone se acercaron a la oficina de Recursos Humanos, que maneja Manuela Castro, hija de la senadora Gabriela Demaría -ex jefa de Gabinete del intendente De Jesús-, pero no obtuvieron respuesta. Intentaron en Tesorería, para constatar la existencia de algún cheque de cobro, pero corrieron la misma suerte.

“Como no nos atendieron, lo acompañé a hacer la denuncia por usurpación de identidad y malversación de fondos”, relató la edil Cordone en diálogo con La Tecla. La denuncia fue radicada en la Unidad Funcional de Instrucción Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios (UFEC) de Dolores, a cargo de Mario Pérez, quien solicitó una inspección y allanamiento en las oficinas de la Municipalidad, don-de, entre otras cosas, obtuvieron la copia del cheque firmado por Villarreal. La firma, sin embargo, no es suya. 

“Al mes de la denuncia, la Municipalidad le hace un sumario administrativo a Villarreal, en el área de Legales (a cargo de Pablo Ferrario), donde supuestamente le hacen decir que trabajaba en la Municipalidad desde 2011, llevando bolsas de comida, asistiendo en un merendero. Y lo firman, tan burdamente que lo hacen con una sola R, y ponen que tiene dos hijos, cuando, en realidad, tiene tres. Le trucharon la firma de nuevo”, reveló Cordone.

Pero Villarreal no sería la única víctima. De acuerdo a la información que aportó el denunciante ante la fiscalía, hay al menos 124 personas que figuran en el listado de empleados municipales, contratados bajo la misma modalidad, que nunca prestaron sus servicios. “Hemos tomado algunas declaraciones. Son más de cien personas las que están en un listado en la misma categoría”, reveló el fiscal Pérez, y adelantó que el próximo paso es de-terminar quién cobró en nombre de ellos. Claro, alguna persona, con la complicidad de un cajero del Banco Provincia, se presentó en las oficinas de la entidad financiera y recibió el dinero sin DNI, o con el mismo adulterado. 

Por ahora, la investigación judicial sólo analizó los casos de los llamados “destajistas” que trabajan bajo la órbita de la dirección de Abordaje Territorial, al mando de Guillermo Chirino, uno de los referentes de Unidos y Organizados. 

Son varios los supuestos empleados que negaron haber recibido dinero del Municipio. Damián Mancilla, Rodrigo Marredo, Micaela Barraza, Carlos y Maximiliano Avella son sólo algunos de los nombres que figuran en la declaración testimonial a la que accedió La Tecla. 

Pero falta analizar los casos de los contratados, los de planta transitoria y los de planta permanente. “Nosotros no tenemos acceso a la información de cuántos empleados hay en el partido de La Costa, a pesar de que lo requerimos en varias oportunidades”, expresó la concejala de “A Toda Costa”. 

No es la única. El propio Tribunal de Cuentas de la Provincia, en su último fallo, marcó la misma irregularidad. No hay datos certeros de cuántos empleados tiene el partido. Además, el organismo de control observó que en 2017, la Comuna abonó haberes al personal con cheques, sin utilizar el depósito en cuentas sueldo, a la vez que se registraron bonificaciones liquidadas sin practicarse las retenciones y aportes a IOMA e IPS.

“Acá, no hay trabajo genuino, no se ha generado un puesto de trabajo en treinta años. Por eso, la mayoría vive del Estado municipal. Esto es clientelismo político puro, y la gente lo necesita. La gente se muere de hambre en el partido de La Costa”, aseveró. Por último, Cordone apuntó: “Es una aberración lo que hacen, y en todo está Juan Pablo (De Jesús). Quien crea que no sabe nada, está equivocado”. 
Agencia CNA Todos los derechos Reservados 2008-2019 All rights reserved - Director Mario Baudry